Finca Casanova surge de un proyecto familiar, con el objetivo de trasladar una experiencia personal a un emprendimiento laboral. Situados al pie de la Cordillera de los Andes, en las tierras mendocinas del Valle de Uco, nuestros viñedos se encuentran en terrenos ideales para el cultivo de la vid, con climas óptimos, vientos cálidos y la cantidad justa de lluvias y fertilidad para producir vinos de alta gama.

A través de instalaciones que cuentan con la última tecnología, y bajo la mirada experta del enólogo francés Philippe Platt, mantenemos un control personalizado sobre todas las etapas de la elaboración de un vino, desde la cosecha hasta su producción. Sumadas a las condiciones naturales del terreno y los avances en maquinarias, la producción de nuestros vinos cuenta ademas con otro elemento que nos define: sabemos para quien hacemos nuestros vinos.

Finca Casanova

Tomar un vino no es solo acompañar un almuerzo o una cena con alguien querido; es el asado con los padres, la reunión con los amigos, la charla con el hijo, la sobremesa del domingo, la vista sobre el sol que cae hacia la noche. Compartir un vino es compartir momentos.

Por eso, al igual que en el momento donde copa de por medio, surgió la idea de homenajear a nuestro padre, Marcelo Casanova, mediante la creación de nuestra bodega, esperamos que algún día alguien más, en otra familia, se siente a la mesa y comparta algo más que nuestros vinos.

Finca Casanova… compartiendo momentos.